Por qué un Dobermann come hierba

No es raro ver a perros mordisqueando y comiendo briznas de hierba. Pero, ¿por qué lo hacen? ¿Acaso los perros no son carnívoros y la hierba no forma parte de su dieta? ¿Es incluso poco saludable?

Por qué los perros dobermann comen hierba
Si el perro mordisquea briznas de hierba, no tiene por qué ser siempre motivo de preocupación. A muchos perros simplemente les sabe bien y les gusta masticarla.

Los factores decisivos son la cantidad y la frecuencia del consumo de hierba. Cuando los tallos comidos esporádicamente se convierten en macizos enteros de hierba y el perro incluso los regurgita, debes prestar atención.

En realidad, comer hierba es un comportamiento natural e innato en los perros para compensar diversos problemas. También puede observarse en los lobos. Por lo tanto, el aumento del consumo de hierba no se produce sin motivo. Las posibles causas pueden ser muchas.

Sed
Aunque el perro sienta sed y no haya agua disponible, recurrirá gustosamente a las hierbas frondosas. Por lo tanto, en las excursiones más largas, siempre debe haber suficientes descansos en los que se ofrezca agua al perro.

Deficiencia de nutrientes
Se suele suponer que los perros comen hierba para compensar la falta de nutrientes en su dieta. Sin embargo, esta teoría no se ha confirmado adecuadamente.

En los gatos, se supone que utilizan la hierba como fuente adicional de la vitamina "ácido fólico", que contiene el zumo. Esta teoría quizá podría aplicarse también a los perros.

Estrés
Comer hierba permite al perro aliviar el estrés. Mediante los movimientos de masticación, se liberan endorfinas, al igual que ocurre con nosotros los humanos. Al mismo tiempo, los compuestos azucarados que contiene pueden contrarrestar los niveles bajos de azúcar en sangre. Igual que los humanos a veces necesitamos algo dulce para concentrarnos.

Aburrimiento
Si un perro está poco ocupado y aburrido, intenta ocuparse de varias maneras. Para ello, les gusta masticar algo. Para ello, no siempre recurren a un juguete masticable, sino que a veces también utilizan hierba.

Náuseas o problemas gastrointestinales
Un perro también puede sentirse mal después de comer algo que no le sienta bien. Para desencadenar las náuseas, algunos perros engullen una gran cantidad de hierba.

Si este comportamiento se produce sólo una vez, no siempre se asume inmediatamente que existe un problema. Sin embargo, si el desencadenamiento de las náuseas por el consumo elevado de hierba se repite con regularidad, puede indicar un problema digestivo y debe investigarse.

Por supuesto, en caso de duda, consulte siempre a un veterinario.

También puede observarse una ingestión excesiva de hierba tras la ingestión de un cuerpo extraño. Las briznas de hierba tragadas deben envolver el cuerpo extraño para facilitar su regurgitación o incluso su excreción rectal sin lesionar la pared intestinal.

El "cuerpo extraño" también puede consistir en pelos tragados, que se ingieren en mayor cantidad durante el acicalamiento, especialmente durante el cambio de pelaje.

No prohíbas al perro comer hierba
Como se ha descrito al principio, comer hierba es un comportamiento innato para contrarrestar problemas digestivos, por ejemplo. El perro tiene una razón para comer hierba. No se le debe impedir que lo haga. Si el consumo se vuelve excesivo, es importante averiguar la causa del problema. Por lo tanto, es aconsejable que lo examine un veterinario.

Qué hierba puede comer el perro
Los perros suelen preferir las hierbas frondosas y dulces. Si, a pesar de todo, intentan mordisquear tallos muy afilados, hay que tratar de impedírselo para evitar cortes en la zona de la boca y en la lengua.

El perro tampoco debe comer hierba que crezca directamente en carreteras transitadas o que haya sido rociada con insecticidas, por ejemplo.

Cómo digieren la hierba los perros
Los perros son carnívoros. Sus sistemas digestivos no están tan bien diseñados para procesar alimentos vegetales.

La hierba ingerida sale casi sin digerir. Por esta razón, a veces pueden verse briznas de hierba que sobresalen del ano del perro. Si no se desprenden por sí solas, se puede utilizar un pañuelo.

Incluso comer hierba poco pronunciada no está exento de riesgos: hay plantas que son tóxicas por naturaleza. Y hay plantas que han sido rociadas con fertilizantes o insecticidas. También existe el riesgo de que tu perro trague cuerpos extraños ocultos en la hierba.

Sólo la hierba no tratada es sana
Si a tu perro también le gusta comer hierba, debes prestar atención a algunas cosas, porque no toda la hierba es igual.
Como cualquier otra planta, la hierba puede absorber sustancias tóxicas o nocivas del medio ambiente. Por tanto, nunca dejes que tu perro coma hierba que crezca junto a una carretera transitada.
Lo mismo ocurre con los prados cerca de los cuales se aplican fertilizantes con frecuencia. La hierba absorbe los fertilizantes a través de las raíces y luego los libera de nuevo. Si el perro come hierba abonada u otras hierbas, inevitablemente absorbe cantidades menores de estas sustancias.

cómo evitar que el perro coma hierba

Los perros comen hierba de vez en cuando por varias razones, como mejorar la digestión, cubrir una deficiencia dietética o simplemente por aburrimiento. Aunque comer hierba suele ser inofensivo, si quieres evitar que tu perro coma hierba, intenta seguir los siguientes pasos:

  1. Descarta problemas médicos: Consulta a tu veterinario para asegurarte de que no hay problemas de salud subyacentes que provoquen que tu perro coma hierba. Pueden recomendarte ajustes dietéticos o suplementos.
  2. Mejora su dieta: Alimenta a tu perro con una dieta equilibrada de alta calidad para asegurarte de que recibe todos los nutrientes necesarios. Una dieta equilibrada puede reducir el deseo de comer hierba.
  3. Proporciónales estimulación mental: El aburrimiento puede hacer que los perros coman hierba. Mantén a tu perro mentalmente estimulado haciéndole participar en juegos, rompecabezas y sesiones regulares de adiestramiento.
  4. Ejercicio regular: Asegúrate de que tu perro hace mucho ejercicio físico. Los paseos regulares, los juegos y la socialización con otros perros pueden ayudar a reducir el comportamiento de comer hierba.
  5. Ofrece opciones alternativas para masticar: Proporciónale juguetes masticables adecuados, cuero crudo o masticables dentales para ayudar a satisfacer el impulso natural de tu perro de masticar y distraerle de comer hierba.
  6. Utiliza el refuerzo positivo: Cuando tu perro empiece a comer hierba, redirige su atención con un juguete o una golosina. Elógialo cuando deje de comer hierba y adopte el comportamiento deseado.
  7. Mantén limpio el jardín: Corta regularmente el césped y retira cualquier planta potencialmente tóxica para reducir al mínimo el acceso de tu perro a la hierba y otros elementos no deseados.
  8. Considera la posibilidad de utilizar elementos disuasorios: Algunos productos disuasorios aptos para mascotas pueden aplicarse al césped para hacerlo menos apetecible. Sin embargo, utiliza estos productos con precaución y sólo como último recurso.

Recuerda que la constancia y la paciencia son fundamentales cuando intentas cambiar el comportamiento de tu perro. Si sigue comiendo hierba a pesar de tus esfuerzos, consulta a tu veterinario para que te oriente.

perro que come hierba ¿deficiencia de nutrientes?

Aunque comer hierba es un comportamiento habitual en los perros y suele ser inofensivo, en algunos casos podría ser signo de una carencia de nutrientes. Los perros pueden comer hierba para cubrir una carencia dietética o para mejorar la digestión, ya que la hierba contiene fibra.

Si sospechas que el comportamiento herbívoro de tu perro se debe a una carencia de nutrientes, considera los siguientes pasos:

  1. Evalúa la dieta de tu perro: Asegúrate de que tu perro sigue una dieta equilibrada y de alta calidad que le aporte todos los nutrientes necesarios, incluidas vitaminas, minerales y fibra. Consulta a tu veterinario para que te aconseje sobre el mejor alimento para la edad, el tamaño y el nivel de actividad de tu perro.
  2. Programa una revisión veterinaria: Haz que tu veterinario examine a tu perro para descartar cualquier problema de salud subyacente que pueda estar causando el comportamiento de comer hierba. El veterinario puede recomendar ajustes dietéticos o suplementos en función de sus conclusiones.
  3. Vigila la salud general de tu perro: Presta atención a cualquier cambio en el comportamiento, los niveles de energía o el aspecto físico de tu perro, ya que podrían ser signos de una carencia de nutrientes u otros problemas de salud.
  4. Proporciona suplementos adecuados: Si tu veterinario identifica una carencia específica, puede recomendarte suplementos para ayudar a equilibrar la dieta de tu perro. Consulta siempre a tu veterinario antes de añadir suplementos a la dieta de tu perro.
  5. Considera un cambio gradual de dieta: Si crees que la comida de tu perro puede no estar proporcionándole los nutrientes adecuados, habla con tu veterinario sobre la transición a una marca o fórmula diferente que satisfaga mejor las necesidades de tu perro. Asegúrate de introducir el nuevo alimento gradualmente para evitar molestias estomacales a tu perro.

Si te preocupa el comportamiento herbívoro de tu perro, consulta siempre a tu veterinario para que te oriente. Puede ayudarte a determinar si existe un problema de salud subyacente o una deficiencia de nutrientes que deba tratarse.

es_ESEspañol